10 hábitos saludables para una vida equilibrada

Nos bombardean con información (a menudo contradictoria) sobre cómo mantener un estilo de vida adecuado – reduce este alimento, come más de este otro, levántate, siéntate – y es fácil acabar hecho un lío. Si el aluvión de información en internet te hace perder las ganas de intentar cambiar tu estilo de vida, quizás sea hora de volver a lo más básico, con nuestra guía simple y sin pretensiones para hacerle la limpieza general a nuestra vida.

Pero ¿Cuáles son los hábitos de vida saludable?. Para que no te agobies, usaremos evidencia lógica y fácil de entender para explicarte en qué basamos nuestras sugerencias. Aunque solo implementes dos o tres de estos cambios, podría resultar suficiente para iniciar un estilo de vida más saludable y empezar a sentirte mejor. 

10 Hábitos de vida saludable 

1. Reemplaza las grasas ‘malas’.

Este es uno de los cambios más fáciles que puedes hacer en tu alimentación. La clave está en no eliminar el consumo de grasa. En lugar de eso, se pueden sustituir fácilmente los alimentos con grandes cantidades de grasas saturadas por opciones con grasas insaturadas para ayudar a reducir los niveles de colesterol.*

2. Bebe agua.

La mayoría de nosotros no bebemos la suficiente cantidad de agua. Intenta beber entre 1.5 y 2 litros por día. Si no estás acostumbrado a beber agua, hazlo gradualmente, y prueba tés de frutas e infusiones, o añádele una rodaja de lima o limón, incluso pepino.

3. Piensa en el colesterol.

El colesterol puede parecernos un tema muy complejo, pero en realidad, lo único que debemos tener en cuenta es un número, y si ese número está dentro del rango de valores aconsejados. Pídele a tu médico que te haga un test para saber cómo están tus valores y orientación sobre si debes bajarlo. Si está elevado, hay opciones sencillas para bajarlo. Prueba la gama Flora ProActiv – sus productos contienen esteroles vegetales, que ayudan a reducir el colesterol de forma activa **.

4. Cocina.

Puede que tengas la impresión de que cocinar platos a partir de los ingredientes frescos es un proceso muy laborioso, pero si lo pruebas, aunque solo sean dos noches por semana, te sorprenderá lo mucho que te puede llegar a gustar. También es la forma perfecta de asegurarse de que tus comidas resulten equilibradas, contengan el tipo de grasa adecuada como aceite de oliva, y muchas frutas y vegetales frescos. El tiempo que pases preparando la comida con esmero también puede ayudarte a desconectar; prueba cocinar una de tus comidas favoritas para relajarte al final de una larga jornada.

5. Haz limpieza general de tus armarios y despensas

Esto no solo ayuda a llevar bien la casa – es una excelente manera de abandonar las malas costumbres y sustituirlas por  hábitos saludables. Guarda a buen recaudo tus snacks más tentadores  para asegurarte de que sólo los consumas en ocasiones muy especiales. Planea qué vas a preparar con esas verduras enlatadas, ya que te ofrecen una forma sencilla de alcanzar la cantidad diaria recomendada, y son muy fáciles de añadir a los estofados, guisos, sopas, ensaladas, salteados – ¡cualquier comida que se te ocurra! 

6. Anda (o corre, o coge la bicicleta… )

Si hablamos de hábitos saludables de vida, este resulta evidente, pero no por obvio es menos esencial – hacer ejercicio, aunque sea solo andar, debería formar parte de tu vida. Sube y baja por las escaleras, escríbele una postal a un amigo y ve andando a echarla al buzón. Saca a pasear al perro. Baja del autobús una parada antes de llegar a tu destino. ¡No se pierde nada por probar! 

7. Si puedes, quédate de pie.

Si puedes estar de pie en lugar de sentado, ¡ponte en pie! Aunque hagas ejercicio con regularidad, el estar mucho rato sentado puede hacerte sentir encogido e incómodo. Plantéate si podrías usar un escritorio de estar de pie, o quédate de pie en el autobús o en el tren. 

8. Planifica las horas de dormir.

Puede que este sea el más importante de nuestros hábitos de vida saludable: una vida saludable no está completa sin un buen descanso. Muchas veces no dormimos lo suficiente porque lo consideramos un lujo en lugar de una necesidad. Deberías intentar dormir unas ocho horas cada noche, según tu edad y tu estado de salud, pero la clave siempre está en seguir tu plan. No te limites a poner el despertador por las mañanas – vete a la cama a una hora fija, y remueve las distracciones innecesarias de tu dormitorio.

9. Empieza a ordenar tus cosas, poco a poco.

Si estás estresado, es más probable que caigas en los malos hábitos de siempre, como comer en exceso o fumar. Y no hay nada tan estresante como el no poder encontrar las cosas que necesitas en medio del desorden general. Es más fácil empezar por las cosas pequeñas; prueba ordenar el archivo de documentos de tu ordenador. Ahora, contempla las carpetas perfectamente ordenadas y disfruta de la sensación de paz y orden. Después, ordena tu escritorio. Luego, tu dormitorio. ¡Y sigue así! 

10. Combate el estrés usando listas.

Si creas listas de lo que tienes que hacer, eso te permitirá planificar con efectividad, y podrás crear metas alcanzables. Esto puede ayudarte a reducir el estrés en tu vida. No te olvides de crear un equilibrio en las listas incluyendo algo que te relaje como premio – si pones: “Rellena los formularios para el viaje escolar de la niña”, puedes incluir “Date un paseo por el parque.” Por cada “Ocúpate de la ropa sucia,” añade un “Tómate una ducha relajante.” Se nos da muy bien sobrecargar nuestros cerebros con cosas estresantes, pero es posible que descubras que listar tus tareas te facilita mucho la vida.

Una vida saludable es cuestión de mantener el equilibrio, pero recuerda – no es necesario intentar hacerlo todo a la vez. Adoptar tan solo dos o tres de estos simples consejos ya podría hacer que te sientas mejor. ¡A medida que vayas tomando el control de tu salud, podrás hacer más cosas, así que ten paciencia y no abandones! Todo el mundo puede conseguir llevar una vida equilibrada.


*Está comprobado que reemplazar grasas saturadas por grasas insaturadas reduce el nivel de colesterol en sangre. El colesterol elevado es un factor de riesgo de la enfermedad coronaria, pero no es el único. Existen muchos factores de riesgo de esta enfermedad, y es importante controlar todos ellos para reducir el riesgo en general.
** Flora ProActiv contiene esteroles vegetales. Está comprobado que los esteroles vegetales pueden reducir el nivel de colesterol en sangre. El colesterol elevado es uno de los factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad coronaria. Como parte de una alimentación variada y equilibrada, y en combinación con un estilo de vida saludable, tomar diariamente de 1.5-2.4 g de esteroles vegetales reduce el colesterol de un 7 % a un 10 % en 2-3 semanas.
Flora ProActiv no es adecuado para los que no necesitan controlar su colesterol. Consumir  dentro de una dieta equilibrada y variada rica en frutas y hortalizas. Nutricionalmente no apropiado en embarazo y lactancia ni en menores de 5 años. Consulte con su médico si toma medicamentos hipocolesterolemiantes. Evite consumir más de 3 g esteroles/día. 
TOP