La salud de tu corazón

Tu corazón es increíble: trabaja sin parar cada segundo de cada día. Tu corazón está en el centro de todo lo que eres, y cuando funciona bien bombea sangre a las arterias, distribuyendo oxígeno y nutrientes esenciales a todo el cuerpo. Cuánto más fuerte sea, más despacio tendrá que trabajar para bombear la sangre alrededor de tu cuerpo y tendrá menos estrés.

¿Qué es una cardiopatía?

La cardiopatía o enfermedad cardiovascular es un término general que engloba diferentes problemas del corazón. El tipo más común es la enfermedad coronaria: una afección por la cual las arterias que suministran sangre al corazón se bloquean por acumulación de placa. Esto puede provocar un infarto.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo. Pero si hacemos pequeños cambios en nuestra dieta y estilo de vida, podemos mejorar la salud de nuestro corazón y nuestra calidad de vida.

Factores de riesgo para la salud del corazón

El primer paso para tomar el control de la salud de tu corazón es conocer los factores de riesgo. Hay muchos factores de riesgo para las cardiopatías y es importante tener cuidado con todos ellos. Un factor de riesgo es un estilo de vida concreto, un factor personal o una condición del entorno que aumentan las posibilidades de afectar de manera negativa a la salud de su corazón. Cuantos más factores de riesgo tengas, más altas serán las posibilidades de que afecten a la salud de tu corazón. Algunos factores de riesgo se pueden cambiar, otros no.

Edad

Tu edad es clave para el estado de salud de tu corazón. Según nos vamos haciendo mayores, los factores que afecta a la salud del corazón se agravan y aumentan los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares.

Fumar

Dejar de fumar es una de las decisiones más importantes que se puede tomar para el corazón, incluso si llevas años fumando. Fumar, incluso si solo son unos pocos cigarros al día, puede afectar a la salud de tu corazón y puede aumentar hasta el 50 % el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria. Si decides dejarlo, verás los frutos de tu decisión mucho antes de lo que te crees. Y no solo para tu corazón, sino para tu salud en general.

Si deseas dejar de fumar, en la web del ministerio de sanidad encontrarás la información necesaria.

Colesterol alto en sangre

La hipercolesterolemia no es buena para la salud de tu corazón. Puede ser la causa de los depósitos grasos en las arterias, bloqueándolas y haciendo que al corazón le cueste más bombear sangre por todo el cuerpo. La única manera de conocer tu colesterol es haciéndose pruebas. La buena noticia es que si tienes el colesterol elevado, añadiendo Flora pro.activ a tu alimentación y con unos simples cambios en tu dieta y estilo de vida, puedes mejorar los niveles de colesterol. Si tienes o crees que puedes tener colesterol alto, haz clic aquí para obtener más información.

Hipertensión arterial

Una presión arterial alta o elevada puede ser poco saludable para tu corazón, pero es muy fácil de detectar y se puede controlar pasándose a una alimentación y un estilo de vida saludables. Puedes prevenir la hipertensión con una alimentación y un estilo de vida equilibrados. Merece la pena hacerse pruebas médicas con regularidad (en centros de salud o farmacias) porque, aunque es muy fácil de comprobar, no todo el mundo muestra los síntomas.

Diabetes

La diabetes tiene un crucial efecto negativo sobre la salud de tu corazón. Incluso incrementa los efectos de otros factores como fumar, la presión arterial, niveles elevados de colesterol malo (LDL) o la obesidad. Sin embargo, podrás combatirla con el tratamiento adecuado y realizando cambios positivos en tus hábitos alimenticios.

Antecedentes familiares de problemas cardiacos prematuros

En este contexto, "familiar" se refiere a los miembros más cercanos, es decir, su padre, su madre, hermano o hermana que hayan desarrollado una enfermedad cardiovascular. La edad a la que desarrollaron esa enfermedad es importante para establecer el riesgo: para padres o hermanos, existe si la desarrollaron antes de cumplir los 55; para madres y hermanas, si la desarrollaron antes de cumplir los 65. Es importante saber si hay antecedentes familiares, ya que hay muchos cambios positivos en la dieta y el estilo de vida que te pueden ayudar a cuidar de tu corazón y mantener una buena salud cardiovascular.

Sobrepeso

Tener sobrepeso no es bueno para tu corazón, ya que aumenta el riesgo de padecer otras enfermedades: hipertensión, hipercolesterolemia y diabetes. Si tienes sobrepeso, incluso pequeñas pérdidas de peso pueden mejorar la salud de tu corazón. Para mejorar tu peso es importante hablar con tu médico sobre los cambios más apropiados en tu alimentación y estilo de vida.

Puedes saber su es probable que el peso o la formar de tu cuerpo afecten a la salud cardiovascular averiguando tu índice de Masa Corporal (IMC) y tomando la medida de tu cintura. El IMC se basa en la altura y el peso, y se puede averiguar dividiendo el peso en kilogramos por la altura en metros al cuadrado; así pues, IMC = peso/altura². Por ejemplo, si mides 1,75 metros y pesas 73 kilos, la fórmula sería la siguiente: IMC = 73/1,75², lo que da 23,84, y se encuentra dentro de los límites saludables.

Es importante mantener un peso y una forma física correctos. El exceso de grasa alrededor de la cintura (forma de "manzana") se asocia a mayores problemas de salud cardíaca que el exceso en las caderas (forma de "pera").

Presión y estrés

Todos conocemos la sensación de estar bajo presión, y de hecho muchos estudios sugieren que una cantidad moderada de presión puede ser positiva, para estar más alerta, ayudarnos a estar motivados y mejorar nuestro rendimiento. Sin embargo, estar sometido a demasiada presión, o a una presión prolongada, puede causar estrés. Es más, el estrés se ha relacionado con problemas cardíacos como la hipertensión.

El estrés puede tener un impacto significativo en la salud del corazón y, por desgracia, los métodos a los que algunos recurrimos para hacer frente al estrés, como el tabaquismo, comer comida poco saludable y no encontrar tiempo para hacer ejercicio, también puede afectar a nuestra salud cardíaca.

Aprender a relajarse y a controlar nuestro estrés no solo nos ayudará a disfrutar más de la vida, sino que además, a la larga, será mejor para la salud de nuestros corazones.

Consumo excesivo de alcohol

Un consumo excesivo de alcohol puede ser perjudicial para la salud de tu corazón; puede provocar un aumento de la presión sanguínea, arritmias y sobrepeso, ya que las bebidas alcohólicas tienen muchas calorías. Por esta razón, es importante que si quieres cuidar tu corazón, practiques un consumo moderado de alcohol (el máximo recomendado son 2-3 unidades al día en varones, y 1-1,5 unidades en mujeres. Una unidad equivale* a una copa de vino (80-100 ml) o un botellín de cerveza).

* * [Fuente: Guía de la alimentación saludable de la Sociedad Española de Nutrición Alimentaria].

TOP