Levántate y estira

Los ejercicios de estiramiento son esenciales para mejorar la flexibilidad, además de que son válidos para todo tipo de niveles de entrenamiento. Cuando estires, asegúrate de llegar hasta un nivel medio de tensión y nunca superes tu umbral del dolor. Si empieza a dolerte, déjalo. Retoma la posición con cuidado e inténtalo de nuevo. Con tiempo y práctica, mejorarás tu flexibilidad.

Antes de estirar

Mueve los músculos para que entren en calor y se estiren con más facilidad.

Siéntate en el suelo con las piernas cruzadas o en cualquier otra postura que te resulte cómoda. Cierra los ojos y respira profundamente varias veces, tomando el aire por la nariz y expulsándolo por la boca. Comienza a rotar lentamente los hombros en círculos, primero hacia atrás y luego hacia delante. Intenta que cada ciclo de inspiración e inspiración dure un poco más que el anterior, pero no aguantes la respiración.

Cinco estiramientos matinales

  1. Levantamiento de cadera

    Túmbate boca arriba con las rodillas flexionadas y los brazos a los lados del tronco. Eleva la cadera del suelo y aprieta los glúteos. Sube los brazos por encima de la cabeza. Coge aire y mantén la postura mientras estiras la columna.

    Espira y baja lentamente los brazos, relaja los glúteos y vuelve a la posición inicial. Repite el ejercicio. No subas demasiado la cadera e intenta no arquear la columna. Levántate despacio.

  2. Estiramiento lateral

    Colócate con los pies a la altura de tus caderas y dobla ligeramente las rodillas. Mete el abdomen hacia dentro y aprieta un poco los glúteos. Inspira. Eleva el brazo derecho hacia arriba para estirar todo el costado derecho del cuerpo. Espira mientras subes el brazo y mantén la postura. Repite el ejercicio con el brazo izquierdo. Sentirás cómo se estiran los músculos de la espalda y el lateral del tronco.

  3. Flexión lateral

    Colócate de pie con la cadera recta y las rodillas relajadas. Pega los brazos rectos a los costados y dobla el cuerpo hacia la derecha todo lo que puedas sin modificar la posición del tronco. Mantén la posición. Repite el ejercicio hacia el lado izquierdo. Sentirás cómo se estira la parte lateral.

  4. Giro lateral

    Colócate de pie con las piernas ligeramente separadas y lleva las manos delante del pecho. Gira el torso a la izquierda y lleva los brazos todo lo lejos que puedas detrás del cuerpo. Vuelve a la posición inicial y repite el ejercicio hacia la derecha. Sentirás cómo se estiran los músculos de la cintura y el abdomen. Este ejercicio ayuda a trabajar los músculos del tronco.

  5. Estiramiento posterior

    Colócate de pie con la cadera recta y las rodillas ligeramente flexionadas. Entrelaza los dedos y estira los brazos a la altura de los hombros. Gira las palmas hacia fuera y extiende los brazos hasta que sientas presión. Mantén la posición durante 15 segundos. Este estiramiento te ayuda a trabajar los músculos de los hombros, la región superior de la espalda, los brazos y las manos.

¡Ya puedes empezar el día con energía!

Consulta con un profesional antes de incorporar un ejercicio nuevo. Interrumpe los estiramientos siempre que sientas dolor.

TOP