Cómo liberar el estrés: 10 actividades divertidas y relajantes

Cómo liberar el estrés: 10 actividades divertidas y relajantes

Todos nos sentimos estresados en algún momento. A corto plazo, el estrés puede ayudarnos a cumplir con nuestras obligaciones en los plazos previstos. Sin embargo, un exceso de estrés puede pasarnos factura física y mentalmente, y hacer que adoptemos hábitos poco saludables, como fumar o beber alcohol en exceso , que son perjudiciales para la salud cardiovascular.

Existen métodos sencillos que te enseñarán a controlar el estrés y cuidar tu corazón. Queremos compartir contigo algunos consejos sobre cómo reducir el estrés en el momento y estrategias para combatirlo a largo plazo.

Consejos sobre cómo reducir el estrés

Existen diversas técnicas de alivio rápido del estrés. Los siguientes consejos sobre cómo reducir el estrés y recuperar el equilibrio no te llevarán más que unos minutos.

10 formas de reducir el estrés en el momento:

  1. Respira profundamente. Si tu respiración se agita y entrecorta, ponte la mano en el pecho y observa cómo sube y baja. Concéntrate en respirar despacio y con regularidad. Otro método para aprender cómo reducir el estrés es contar las respiraciones o, incluso, inflar y desinflar un globo.
  2. Date un masaje. Aunque no hay nada como un masaje completo para reducir el estrés, una solución rápida consiste en cerrar los ojos y masajearte la zona de las cejas describiendo círculos con los pulgares. Masajea la zona de los hombros y el cuello con los dedos. Este método es muy eficaz para aliviar la tensión que se acumula al trabajar sentado.
  3. Haz garabatos. Saca a relucir tu lado creativo y ponte a hacer garabatos en un trozo de papel. Si dispones de tiempo, puedes asistir a clases de dibujo o aprender a pintar. El dibujo y la pintura son excelentes métodos que te ayudarán a combatir el estrés.
  4. Utiliza el olfato. Aunque algunas personas son más sensibles a los olores que otras, los olores agradables, como el olor a hierba recién cortada o a galletas horneadas, nos relajan a todos. Te sorprenderá cómo oler tu perfume o tu flor favoritos puede combatir el estrés y conectarte con el presente.
  5. Habla con alguien. Otra buena forma de controlar el estrés consiste sencillamente en preguntarle a alguien qué tal le ha ido el día y pararse a escuchar. Además de ayudarte a no pensar en tus problemas, las interacciones sociales contribuyen a que te sientas menos aislado, lo que suele ser un factor clave en situaciones de estrés. Si además encuentras a alguien con quien hablar de tus problemas, mucho mejor.
  6. Haz ejercicios de relajación. Realiza este ejercicio de taichí: estira los brazos todo lo que puedas, lleva las manos al vientre hasta juntar las palmas y vuelve a estirar los brazos todo lo que puedas. Cuando te liberas del estrés, ¡eres imparable!
  7. Hazte una infusión. Es uno de los métodos más sencillos y tradicionales de combatir el estrés. Prepararse una infusión es un ritual que ayuda a tranquilizarse. Concéntrate en lo que haces e inspira lentamente el vapor que sale de la taza.
  8. Da abrazos. Las personas que se abrazan suelen afrontar los problemas emocionales con más tranquilidad que quienes no tienen mucho contacto físico. Empieza el día dándole un abrazo a tu pareja o a un/a amigo/a.
  9. Observa. Puede parecer una pérdida de tiempo, pero ver fotos de animalitos en Internet puede ponerte de buen humor y ayudar a evitar el estrés. Además, dejarás de pensar durante un rato en tus problemas y, cuando vuelvas a pensar en ellos, lo harás con mejor ánimo.
  10. Sonríe. Sonreír no solo levanta el ánimo y combate el estrés, sino que también transmite felicidad a los demás.

Estrategias y consejos sobre cómo controlar el estrés a largo plazo

Controlar el estrés significa ser capaz de tranquilizarse, relajarse y enfrentarse a las situaciones estresantes con sensatez, no evitarlas ni adquirir hábitos perniciosos.

10 consejos sobre cómo combatir el estrés y relajarse a largo plazo:

  1. Sal a caminar. Caminar es bueno para relajar el cuerpo y la mente. A veces basta con dar una vuelta a la manzana para despejarse. Los efectos son más notables si paseas entre árboles y arbustos: las zonas verdes invitan a la relajación. Si no sabes dónde ir, hay un montón de recursos para encontrar rutas de senderismo urbano y rural.
  2. Prueba el mindfulness o la meditación. La meditación ya no es patrimonio exclusivo de Oriente. Son muchas las personas de todo el mundo que meditan a diario. El mindfulness (atención plena) es una técnica reciente que permite relajarse mediante respiraciones profundas.
  3. Ponte retos. Aunque aprender cómo controlar el estrés es de por sí un gran reto, cuando encontramos algo apasionante y estimulante en lo que centrarnos es más fácil dejar a un lado las preocupaciones. Si parte de tu jornada es estresante, ocupa la mente con otras actividades que te motiven, como la artesanía, la cocina saludable o el deporte. Plantéate algún proyecto ilusionante que te haga salir un poco de tu zona de confort.
  4. Practica yoga. Muchas personas recurren al yoga para aprender cómo reducir el estrés. Su práctica permite centrar la atención en nuestro cuerpo y nuestra mente en vez de en lo que sucede alrededor. Asiste a una sesión de prueba o busca algún vídeo en Internet.
  5. Ayuda a los demás. Centrarse en otras personas es una excelente forma de sentirse mejor. Piensa en algún amigo o familiar que esté pasando por un mal momento, o hazte voluntario y colabora con asociaciones locales.
  6. Haz ejercicio. Hacer ejercicio es genial para descargar la tensión acumulada durante el día y favorecer el sueño. Los deportes de equipo también son excelentes para relajarse, pues combinan actividad física e interacción social. Cuando practicas un deporte que te gusta con gente con la que te sientes bien, es fácil estar motivado y relajar la mente.
  7. Ponle nombre a lo que sientes. Aunque pueda parecer extraño, ponerle nombre a las sensaciones puede ser muy eficaz. Identificar lo que se siente y describirse las emociones a uno mismo contribuye a afrontar mejor la situación.
  8. Descansa de las redes sociales y la tecnología. Las redes sociales pueden parecer un buen lugar para eliminar el estrés, pero lo cierto es que cuando estamos estresados las conversaciones tienden a convertirse en discusiones acaloradas. Cuando estés nervioso, tómate un respiro y evita conectarte.
  9. Escucha tu música favorita. La música lleva mucho tiempo utilizándose en relajación y puede levantarnos el ánimo después de un día complicado. Ten a mano unas cuantas canciones a las que puedas recurrir para sentirte mejor cuando lo necesites.

Estos son solo algunos consejos breves que te indican cómo evitar el estrés. Te invitamos a consultar más información sobre el estrés en la web del Ministerio de Sanidad. Cuidarse no es solo llevar una alimentación variada y equilibrada y hacer ejercicio, sino también encontrar momentos para relajarse y recuperar el equilibrio. No esperes más, ¡haz de la relajación una prioridad!

TOP